sábado, 21 de julio de 2012

Dos envios del Caballero Español sobre "Viejos cafés" y "como beber y disfrutarlo"


Viejos cafés
Posted: 21 Jul 2012 10:25 AM PDT enviado por El Caballero Español

Estos viejos cafés, refugios madrileños
de los mejores y más bellos sueños,
me han visto día a día
ganar, hablar, crecer.
       Y hoy no diría
si por haber crecido y no poder
crecer ya más, en mi melancolía
me ven callar, ceder, perder.
       Que el alma mía
se ha dado dulcemente a envejecer
lo mismo que ellos, a la luz del día.
Paso, en otras e idénticas mañanas,
y miro de reojo a las ventanas
y a las puertas abiertas y despiertas
que enseñan en su sitio los rincones
de cosas y razones
que fingen existir y que están muertas,
como esos desgraciados corazones
que viven en un pecho envejecido
y, chiquitos de angustia y pesadumbre,
recuerdan que han vivido
¡por ser ceniza de su misma lumbre
y porque es todo lo que un día ha sido!
       Y paso, de mi fuera, y en mi incierto,
olvidado de aquel que gana ahora
batallas sin querer, como un Cid muerto
que, muerto y todo, sufre, siente y llora...

© César González Ruano
Cómo beber y disfrutarlo
Posted: 20 Jul 2012 07:18 PM PDT enviado por El Caballero Español

Beber, incluso bebidas alcohólicas, no tiene forzosamente que ser nocivo, ni constituir un vicio o un defecto. Vinos y licores están presentes en las mesas, y las cartas de los restaurantes, en  infinidad de países del mundo.
Además, hay comidas que no deben ingerirse sin el acompañamiento de bebidas con una cierta proporción alcohólica.
Algunos médicos aseguran que un par de tragos por día son beneficiosos para el corazón.
De otro lado, ¡cuántas buenas amistades se inician, o se reanudan, y cuántos problemas que parecían insolubles se resuelven con una copa –no una botella- de por medio!
Hay que saber beber, que no quepa duda, y esto es lo que nos dice, burla burlando, el autor de este libro (foto), experto o por lo menos amigo de muchos expertos en una materia, o mejor un arte que puede ser fácil o difícil, según la persona y sus circunstancias, digamos orteguianamente.
“Si usted domina el muy noble arte de beber, cultívelo con esmero, sin permitirse jamás perder la estética línea de su difícil equilibrio. Si siente que le hace falta iniciarse en él, conózcase a sí mismo, apréndalo y ejércitelo en la medida que esté de acuerdo con su personalidad”.
Esto dice el escritor mexicano Armando Carlock, autor del libro -una fotografía de cuya portada ilustra estas líneas-, que es interesante, ameno y divertido, no sólo por el hecho de ser breve, pues sólo tiene 108 páginas en cuarto, sino porque su autor tiene gracia, sentido del humor –cosas que como hemos repetido hasta la saciedad casi nunca van juntas- y escribe muy bien.
Está editado en México por Editorial Universal, hace bastantes años; pero puede encontrarse en alguna librería de lance –como lo encontré yo- o en Mercado Libre y otras tiendas locales de compra y venta online, sobre todo las especializadas en libros.

© José Luis Alvarez Fermosel