domingo, 18 de agosto de 2013

El vino de Montefiascone

enviado por el Caballero Español
Posted: 16 Aug 2013 06:16 PM PDT


Hay un vino blanco muy bueno –recuerda Franco Vegliani- en Montefiascone, en el camino de Roma a Prato, en plena región toscana, al pie de los montes Apeninos. (¿Se acuerdan de aquel cuento entrañable, De los Apeninos a los Andesde nuestra infancia?)
Pues bien, un famoso prelado alemán que tenía que trasladarse a Roma, mandó a la descubierta a un familiar para que marcase las paredes de las hosterías con la palabra “est” cuando el vino fuera bueno y valiera la pena hacer una parada allí.
Los dignatarios de la Iglesia Católica han sido siempre muy sibaritas. El refranero y el habla popular de España lo certifican con expresiones como “chocolate de obispo”, “bocado de cardenal”, “paladar de obispo”, “vivir como un cura”...
El caso es que el emisario de nuestra historia cumplió su cometido a conciencia, y nada más llegar el obispo a Montefiascone encontró escritas en el frontis de una posada tres palabras seguidas: Est! Est!! Est!!!, así, con e mayúscula y admiración ascendente.
Allí paró el religioso, y bebió el delicioso vino de Montefiascone, y tanto vino bebió que allí se murió, no más, de una gran vinición.
Desde entonces, la denominación de origen del vino de ese municipio, situado a unos 115 kilómetros de Roma por ferrocarril es Est! Est!! Est!!! de Montefiascone.
Siempre, o casi siempre que hablamos de buenos vinos europeos citamos en primer lugar a los españoles y a los franceses –hace ya mucho tiempo que en estas playas estamos obsesionados con el Malbec que se hace en La Argentina, entre paréntesis-.
El primitivo nombre de Italia fue Enotria (tierra del vino), nombre tomado de los Enotri, que desde 2000 años antes de Cristo desarrollaron y perfeccionaron la vitivinicultura, la vinificación y la conservación del vino.
En Italia hay vinos excelentes, además del que se elabora en Montefiascone. El popular Chianti, que acompaña tan bien a la pasta; y otros como el Ravello, el Orvieto, el Frascati, el Castel del Monte, el Ischia, el Albana, el San Vito di Luzzi, el Marsala…

© José Luis Alvarez Fermosel